Invertir en mis empleados: Riesgo o Beneficio

Normalmente toda empresa (incluida la tuya) desea tener al trabajador ideal, una persona cargada de cualidades personales y habilidades laborales suficientes para su cargo, un individuo que realmente aporte al desarrollo y cumpla con sus responsabilidades. Sin embargo, las exigencias del mercado le piden a las empresas modificar y actualizar (en cualquier momento) sus procesos, en esa misma medida cuando sale un software nuevo, o regulaciones, por dar un ejemplo, tus empleados deben actualizar sus conocimientos, pues de lo contrario no estarían siendo tan competentes como se requiere, entonces te pueden llegan varias dudas: ¿esta responsabilidad de actualización la debes dejar en manos de tu empleado? Y más importante aún ¿te conviene invertir en la capacitación de tus empleados?

Ante la primera pregunta son muchas las entidades que optan por responder afirmativamente, asegurando que los colaboradores deben buscar la manera de estar al día, desde este punto de vista es una obligación individual la de tener un perfil laboral altamente competitivo. Pero este tipo de respuestas ponen de lado una verdad a gritos: Las personas invierten grandes cantidades de su tiempo en el trabajo.

Hagamos cuentas

El horario de oficina suele ser de 8 a.m. a 6 p.m., con 2 horas de descanso para el almuerzo, normalmente de 12 m. a 2:00 p.m. A esta cifra podemos sumar un promedio de 1 hora de desplazamiento del lugar de vivienda al del trabajo y viceversa. Con lo cual un trabajador, en teoría, sale de su hogar a las 7 a.m. y llega a las 7p.m. Siendo 12 horas de inversión laboral. De las 12 horas restantes digamos que usa 6 para dormir, 2 para estar con su familia, 2 para comer (desayuno y comida respectivamente) y 2 para labores de aseo personal, preparativos y varios (quizás mercar, cocinar, ayudar con las tareas del hogar, leer un libro o hacer deporte) Ahí ya están las otras 12 horas que le quedan a su día.

Sería muy injusto pretender que alguien no pueda pasar ni 2 horas del día con sus hijos ayudándoles a hacer tareas y jugando, decirle que no realice deporte, o que le queda prohibido ver televisión. También sería un poco grave pasar por alto que muchas personas se demoran mayores cantidades de tiempo en llegar a su hogar, desconocer que hay jornadas laborales aún más largas o que los fenómenos climáticos y de transporte afectan estas cifras. También debemos tener en cuenta que muchas de las empresas actualmente tienen jornadas de trabajo que incluyen los días sábados. Si bien hay lugares donde la jornada de trabajo es inferior, estamos hablando de lo que normalmente se contrata.

Entonces puede que tu trabajador tenga todas las intenciones y hasta la necesidad de capacitarse, pero por los horarios, desplazamiento e incluso los costos (que no mencionamos anteriormente) no pueda darse el lujo de hacerlo.

Siguiendo con la segunda pregunta ¿te conviene invertir en la capacitación de tus empleados? la respuesta es: Sí, te conviene invertir en tus empleados. Ahora bien, la idea es hacerlo de manera inteligente para que no represente un riesgo económico y laboral en tu empresa, ya que no es coherente, ni rentable, invertir grandes cantidades de tiempo y recursos en personas que se van a retirar de tu entidad sin haber retribuido dicha inversión.

Tips para saber cuándo es riesgoso y cuándo es benéfico

Es un riesgo invertir en un trabajador que:

  • Lleva poco tiempo en la empresa.
  • Tiene un contrato de 3 o 6 meses.
  • Ha tenido llamados de atención por comportamiento o incumplimiento de labores.
  • Ha mencionado que planea dejar su puesto de trabajo en corto plazo.
  • Tiene problemas en sus relaciones con compañeros, subalternos y superiores.
  • Su capacitación no es requerida para procesos de certificación, evaluación y calificación (sean internos o externos a la entidad)

Es beneficioso invertir en un trabajador que:

  • Lleva más de 1 año en la empresa.
  • Tiene un contrato a 1 año, mayor o a término indefinido.
  • Tiene un contrato con cláusula de permanencia.
  • Tiene un comportamiento adecuado y buenas relaciones con sus compañeros, subalternos y superiores.
  • De su capacitación dependen procesos de certificación, evaluación y calificación (sean internos o externos a la entidad).

Una vez has revisado los perfiles de los colaboradores que necesiten capacitarse y ves que, en efecto, cumplen con las condiciones para que esta inversión sea un beneficio, puedes evaluar estrategias para llevar a cabo su capacitación a bajos costos.

Finalmente, te sugerimos no olvidar que el componente humano hace parte de los recursos de tu entidad. Así como se invierte en muebles, computadores, maquinaria y materia prima, tu factor de competitividad depende de las habilidades y conocimientos de quienes están involucrados en todos los procesos. Mucho mejor que generar despidos y esperar a que las personas resuelvan sus necesidades de capacitación, es invertir en ellos y obtener, además de empleados certificados y actualizados, colaboradores con sentido de pertenencia, agradecimiento y afecto por su lugar de trabajo.

Te invitamos a contactar con un asesor para solucionar posibles dudas e iniciar el proceso de adquisición de este excelente producto.





SEDE ADMINISTRATIVA

  • ■ Conmutador: 4 403 5420
  • ■ E-mail: administracion@ofima.com
  • ■ Calle 34 # 78A - 22
  • ■ Barrio Laureles
  • ■ Medellín
  • ■ Colombia

COMERCIAL COLOMBIA

  • ■ Email: ventas@ofima.com
  • ■ WhatsApp: 300 825 41 35
  • ■ Línea: 01 8000 413 738
  • ■ Bogotá: 1 482 3407
  • ■ Medellín: 4 283 6990
  • ■ Cali: 2 386 0078
  • ■ Bucaramanga: 7 691 7906
  • ■ Barranquilla: 5 319 7910

SOPORTE COLOMBIA

  • ■ Email: soporte@ofima.com
  • ■ WhatsApp: 318 578 1046
  • ■ Línea: 01 8000 115 165
  • ■ Fijo: 4 403 5420

MÉXICO

  • ■ Email: mexico@ofima.com
  • ■ Comercial: + 52 (55) 8421 3575
  • ■ Soporte: + 52 (55) 8421 2741
https://www.ofima.mx
Close Bitnami banner
Bitnami